jueves, 6 de diciembre de 2007

Las dos espadas del Rey Arturo

Algunos historiadores de lo fantástico creen que el Rey Arturo tuvo una sola espada, los demás creen que se trata de dos espadas bien diferentes.

La primera espada de Arturo fue Clarent, propiedad de su padre, símbolo de autoridad y linaje. A la muerte de Uther Pendragon, casi nadie en su reino sabía que existía un heredero al trono. Según algunos cronistas, Merlín lo había solicitado como pago por sus mágicos servicios,y lo había dejado al cuidado de seres fantásticos. Según otras versiones, Arturo fue criado como hijo de un duque, o como sirviente de otro noble, o entre campesinos, ya que era producto de amores sin permiso.

Lo importante es que el futuro integrante de la Tabla Redonda crecía a escondidas, y Merlín (o el mismo Uther, justo antes de morir) había clavado a Clarent en una piedra, o en un yunque, y se había lanzado al aire una predicción: quien la quitase sería el verdadero rey de Bretaña.

Años después Arturo, ya crecido pero no del todo adulto, llegó cerca de la espada como escudero de un aspirante a tomarla. Algunos escritores dicen que él sabía que podía sacarla; otros, que hizo el intento sin querer, porque había perdido la espada de su amo y pensó que era una buena idea ahorrar el viaje al campamento y llevarle la que había "encontrado tirada".

La obtuvo sin problemas, por supuesto, y llegó a ser rey. Quienes creen en la existencia de dos espadas distintas, afirman que en algún momento Clarent se perdió, o fue robada. Otros dicen que se rompió en una lucha, quizás contra el rey Pelinor, quizás contra otro guerrero. Algunos narradores afirman que Merlín hizo una nueva predicción y recomendó mantenerla alejada.

Así aparece entonces la segunda espada, o la única. Conocida como Excalibur, Caliburum o Caledfwlch, tenía un origen mágico. La Dama del Lago, una ninfa, bruja, diosa o hada (las historias se entrecruzan) la entregó al nuevo rey a pedido de Merlín. Fue la espada con la que Arturo llevó a cabo sus más grandes hazañas y gobernó Camelot en tiempos de leyenda.

Quienes creen en la existencia de Clarent, agregan un poco de extraña poesía. Mordred, el hijo ignorado de Arturo, logró apoderarse de la espada de sus ancestros. Si fue su madre quien la robó y la guardó a la espera de la adultez de su hijo, o si el muchacho logró reforjarla, está en duda. Pero se dice que fue Clarent quien dio el golpe y la herida que llevaron a Arturo a abandonar el mundo.

Digo "abandonar el mundo" porque, aunque algunos dicen que murió, otros afirman que aún estaba en vida cuando fue enviado a Avalon, una isla maravillosa, o un reino olvidado, donde está a la espera de que su reino lo necesite.

Excalibur también está a la espera, otra vez en manos de su guardiana del lago. Clarent, en cambio, se sumió en el olvido.

Visto en Educared.

...

1 comentario:

Inquisidor dijo...

Gran parte de la leyenda artúrica se basa en el misticismo de la espada que le otorgaba el poder de rey. Sobre las espadas de Arturo(o Artus su nombre romano) puede haber confuciones por los distintos nombres que se les daba a una mima espada Excalibur según los romanos, Caliburn o Caliburum según los bretones y Caladach o Caledfwlch según los cournalleses y galeses.

Mary Stewart narra en su libro "las colinas huecas" que Arturo luchó contra los sajones al lado de su padre Uther(el cual ya estaba moribundo por causa de una enfermedad)y que en un momento de la batalla Uther le entregó a Arturo su propia espada, este acto fue tomado como símbolo de que Uther reconocía a Arturo como sucesor. Aquí se puede indagar que esta es una de las espadas de Arturo.

Después de la batalla y al morir Uther, Arturo debía ser nombrado rey para la ceremonia Merlín(Myrddin Emrys) había guardado la espada Excalibur en una capilla en el bosque; ahí se celebró la coronación y Arturo recibiría la espada y el poder que por derecho le pertenecían.